A shield to hide behind

Luego de 5 horas de trabajo juntos, me fui a casa. A dormir. A mandarle un sms. Después de un par que van y vienen, ésto:

Ay yo no quiero lastimarte corazón. No pensé que te podía llegar a pasar algo conmigo.

Seguido de ésto:

Yo no quiero olvidar esta noche, solo no quiero que sufras por mi culpa. Te quiero mucho corazón.

¿Quién fue? Ella.

Hace 4 años me pasó lo mismo, pero con ella. Ella, la que el sábado me alentó a volver a este blog, a no dejarlo caer.

Lo que más me llama la atención es el uso de la palabra sufrir, en ambos casos. Que se yo, coincidencias de la vida.

Ains.

Update: Vos sos una persona increíble, y yo te conté lo que soy. No soy la mujer que te merecés.

Buenoestábien. Mierda.

Anuncios

Una respuesta to “A shield to hide behind”

  1. Tu hermana mayor Says:

    Que se curtan. Las dos. Y mejor que no las tenga cerca porque las cago a bifes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: