Escapar

Media hora después se acomodó en la butaca, ajustó el cinturón de seguridad y le pidió perdón, aunque en su profundo sueño ella no lo escuchó. Eran las 7 de la tarde y poco faltaba para anochecer. Miró el mapa y se propuso llegar hasta 9 de Julio, a casi 110km de donde estaban.

A poco de haberse reincorporado a la ruta, ella despertó producto de un pozo que él no pudo esquivar. Ambos insultaron, uno a si mismo, otra a su compañero. Él reiteró su pedido de disculpas por lo sucedido anteriormente y le comentó sus planes para pasar la noche. Ella puso música para amenizar el habitáculo, preguntó cuanto faltaba y le besó la mejilla

Llegados a destino, se metieron por un camino de tierra, detuvieron la marcha y apagaron las luces. Él prendió su celular, llamó a la hermana y le avisó que no iba a cenar, puesto que estaba muy lejos de casa. Cortó y apagó el aparato.

Bajaron del auto, estiraron las piernas y cenaron esas milanesitas que tenían guardadas en la conservadora. Un piedra, papel o tijera decidió que ella dormiría en el asiento trasero, mientras él se conformaba con el lugar que la muchacha había ocupado todo el día.

Oscuridad en pleno campo y un parcial de 271 kilómetros.

Continuará

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: