Archivo para noviembre, 2010

Relationships

Posted in Personal on 23/11/2010 by Emma //

Pareciera ser que la única disconforme con que trabaje es mi mamá. De un tiempo a esta parte no afloja con estás trabajando mucho, comés poco, dormís mal, no es necesario que trabajes… Me HARTA, de verdad. No trabajo mucho. 45 horas semanales son lo mismo que hace ella por semana (L a V) en la empresa. Yo hago esas horas pero descansando los jueves, medio domingo y medio lunes. Como menos, a comparación de lo que comía hasta julio, cuando aún no hacía nada. Ahora me lleno con la mitad del plato, y no me muestres una milanesa porque vomito todo. Duermo menos, es verdad, y a veces mal, pero no me siento cansado. Dejame ser, soy hiper feliz haciendo lo que hago.

¿Sabés qué pasa? Ahora la veo un ratito los miércoles y viernes, porque salimos bien temprano, y media hora todas las noches cuando llego de la roti. Entonces, aprovecha esos pocos momentos para cargosearme, acariciarme, y romperme las pelotas con todo lo expuesto en bastardilla. ¡En pleno subte, a las 7 de la mañana haciéndome mimos! No, pará, hasta aquí llegó mi amor. Todo bien, pero no, que ya voy para los 19 años, y no me dan ganas de aparentar 13 por todas estas actitudes.

Ayer volvían ambos de Moreno, y pasaron por el negocio. Como todos los lunes, yo estaba sólo atrás, y mi pared blanca se pintaba de amarillo de tantas comandas. O sea, estaba a mil. Los saludé desde la cocina,y seguí con lo mio.

Al volver, mi viejo me esperaba en la vereda. Mmm, lo vi venir con cara de pocos amigos así que le pregunté qué onda. Ahí empezó la discusión (y los ejemplos, para nada válidos):

P: Qué mal estuviste en no saludarnos.

E: Perdón, los saludé desde la cocina, les pregunté cómo les había ido y todo.

P: Pero no fuiste capaz de salir y darnos un beso

E: Si hubieras visto todo lo que tenía para hacer no dirías lo mismo.

P: Yo dejo todo cuando venís a saludarme al taller, y no importa si es una o diez veces, largo todo y charlo con vos.

E: Pero a vos no se te queman las tuercas si las ajustas ahora o en dos minutos. Yo tengo cosas en la freidora, estoy haciendo ensaladas, tengo pedidos por entregarle a los chicos para que los lleven a destino.

P: NO interesa, cortás un segundo y nos saludás. Últimamente estás muy parco, más que nada con tu madre. No se merece que seas así con ella.

E: Se lo va a seguir mereciendo mientras continúe jodiendo con mi trabajo, con que como mal, con que duermo mal. Me tiene cansado papá.

Y lo dejé hablando solo, en la escalera, a oscuras. Déjenme vivir como a mi se me da la gana, y no cómo ustedes quieren que viva.

Todo puede fallar

Posted in Love in itself on 18/11/2010 by Emma //

Mis planes incluídos, por enésima vez. Hace una semana tomaba mates en su casa. Hoy le tocaba venir a la mía, para repetir la merienda. Se subía al 63, la iba a buscar a la parada y seguíamos hasta L’epi a comprar LAS facturas. Pero no, claro. En la vida de un servidor nada es color de rosas, y como era de esperar, no viene. Alegó baja de presión, y preferencia por quedarse en casa.

Y acá estoy yo, afeitado (hacía como un mes que no me tocaba), bien limpito y con una tarde en soledad.

Operación suicida

Posted in Love in itself on 11/11/2010 by Emma //

O cómo perder una amiga en 2 jueves.

Siguiendo la línea de esta entrada, hoy puse en marcha mi malévolo plan (?). Habíamos quedado, bien públicamente, en que hoy iba hasta su casa a pasar la tarde y tomar mates. Tipo 4.20, cuando estaba llegando, le mandé un sms para que saliera a la puerta y subiera al auto, así seguíamos hasta una panadería a comprar facturas. Tenía otras ideas para poner en práctica, pero a la vuelta (literalmente), encontramos una fábrica de churros… Parado en doble fila le dí mi billetera (había salido con las llaves y el teléfono) y le dije que mientras buscaba lugar para estacionar, comprara. Di mil vueltas hasta aparcar, y cuando llegué al negocio, ella me esperaba en la puerta, sin siquiera haber entrado.

En fin, compramos y volvimos. Agua a calentar, charla protocolar con madre y al patio, a matear. Amargo va, amargo viene, hablamos de mil cosas. De sus chicos, de mi chica (sí, esa), del estudio, trabajo y vacaciones. Ni un ápice de nada, y mirá que tiré un par de indirectas sutiles, para no quedar en off side.

Terminamos jugando un truco gallo con el hermano, escuchando música, mientras la madre cocinaba.

Veremos que sale el jueves próximo, cuando me toque jugar de local.

God

Posted in Music, Personal on 05/11/2010 by Emma //

El 17 de octubre de 2009 sólo podría haber sido superado por un 4 de noviembre de 2010. Dave, Martin y Andy por un lado. Alan por otro. Alan, o un sinónimo que le queda chico: Dios. Ese que cambió los sonidos de Depeche Mode. Ese que en 1995 se fue por diferencias con el resto de la banda. Ese. Ese al que le dí la mano. Ese al que abracé. Ese que me dijo oh, the little brother. Ese al que le regalamos un Pinot Noir y una cerveza artesanal. Ese que nos firmó 101, Violator, Songs of Faith and Devotion y SubHuman, ese con el que nos sacamos fotos. Ese que nos dio un beso, y nos alentó a disfrutar el show.

Ayer conocí a un hombre súper amable y educado. Un hombre del que jamás me voy a olvidar.