Torpeza

No soy el más brillante del mundo para las manualidades. Nunca lo fui, y ahora, con la cocina, estoy pagando las consecuencias. A casi un mes de haber empezado a trabajar, me he quemado con aceite los brazos, he apoyado los codos en la tapa interior del horno, el pelapapas se ha llevado centímetros de mi piel, y los cuchillos, por lo general, no perdonan a mis falanges.

Marce ya me dijo que se va a tornar rutinario el lastimarse y quemarse, que no me haga drama y no mariconee si duele y demás. Obviamente debo tratar de no dejar parte de mi cuerpo cada vez que agarro un utensilio, pero por ahora, no hay día en que no me lastime, aunque sea un poquito.

En fin, por ahi entra el oficio, diría mi padre.

Anuncios

2 comentarios to “Torpeza”

  1. jaime Says:

    cuando te quemas los dedos rascate la cabeza (osea con el dedo, no la uña)

    para que no se ampolle

  2. ¿Posta? Bien ahi Jaime, ya voy a probar ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: