108

Una de la tarde. Pleno prime time del mediodía. En casa, las noticias, mientras almorzábamos. “Los pobres y el frío” rezaba la pantalla. Ahí empezó un segmento de varios minutos, en el cual la periodista dialogaba con un matrimonio que vive bajo la autopista BsAs-La Plata, a escasos 150 metros de Puerto Madero. Obviamente la imágenes que mostraban eran de lo peorcito, con intenciones de hacer sentir mal al televidente. Bolsas de basura, cartones, chapas, y entre medio de todo eso, un bebé de año y ocho meses. Padre y madre relataban con sufrimiento como era eso de vivir en la calle, en la que están desde hace 6 años.

Entre sollozos y demás, él explicó sus ganas de trabajar, de hacer algo digno, para salir de esa situación en la que está inmerso. Acto seguido, ella contó qué hacía para mantener abrigado a Christopher, el único de los SIETE hijos que tienen viviendo ahí. El más grande de los pibes tiene 14, y junto al resto de sus hermanos vive en Adrogué con la abuela.

¿No les parece divina la historia?

Desconozco la edad del resto de su prole (Mauro dixit), pero si el más chico casi que llega a los 2 años, es porque lo tuvieron ya estando en la calle.

Eso es lo que no me cierra de esta gente que no tiene nada, lamentablemente. ¿No tenés la suficiente capacidad pensante para notar que estás en la miseria total? ¿Para qué mierda seguís trayendo crios al mundo? ¿No te bastaron los otros 6, a los que tampoco podés mantener?

Mágicamente aparecieron vecinos de la zona, que les acercaron comida y abrigo. Consultado por la notera, el benefactor pronució un discurso sobre la desigualdad social para justificar su acción. Para cerrar, una camioneta del Ministerio de no-se-que (Bienestar Social, creo) pasó por el lugar y se llevó a la familia a algún lugar donde pudieran pasar la noche resguardados del frío.

Dos cosas quiero remarcar con todo esto:

Lo bajo que caen los medios de comunicación masivos cuando tratan de hacerte sentir mal, apelando a tu bondad interna para que salgas a la calle y salves al marginado. La verdad, a mi no me comprás con nada. Esto pasa todos los años, y siempre te martillan la cabeza con lo mismo.

El desinterés que esta gente tiene para consigo mismo. No tenés nada de nada, ni para comer, y así las cosas te multiplicás como conejitos. No te quejes entonces, vos te lo buscaste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: